Síguenos en:

¿Qué es la baja visión?

¿Qué es la baja visión?
1votos
1 2 3 4 5
Gracias por votar este artículo

Decimos que un paciente presenta baja visión cuando, debido a una anomalía o patología visual, su calidad visual es muy reducida y no es posible compensarlo con gafas convencionales, lentes de contacto o cirugía.

En España existen más de 1000000 personas con baja visión y más del 50% son mayores de 60 años. Las principales causas de discapacidad visual en España son la Degeneración Macular asociada a la edad (DMAE), retinopatía diabética, cataratas no operables, miopía magna, desprendimiento de retina, glaucoma o retinosis pigmentaria, entre otros.

La baja visión es una discapacidad visual, no muy conocida, en la que es necesario tomar una serie de medidas para mejorar la calidad de vida del paciente. Lo primero que debemos hacer cuando se ha detectado una pérdida de calidad visual, es acudir al oftalmólogo para establecer un diagnóstico de la patología y valorar la posibilidad de establecer un tratamiento.

Una vez conocido el origen de esta pérdida, tenemos que ayudar al paciente a aprovechar su resto visual útil. Es entonces cuando debemos acudir al óptico optometrista especialista en baja visión. En esta consulta intentaremos mejorar la calidad de vida del paciente enseñándole a realizar tareas diarias como leer, ver la tele, salir a la calle, coser, etc.

Para la mejora de esta calidad de vida se pueden adaptar ayudas ópticas, como complemento a los tratamientos realizados. Éstas se adaptan en función del resto visual disponible y de las tareas visuales que desea realizar.

Las ayudas ópticas son lentes con una prescripción específica que ayudarán al paciente a realizar las tareas descritas con mayor facilidad y mantendrán activa su visión. Existen diferentes tipos de ayudas de baja visión, como son: lupas, microscopios, telescopios y telemicroscopios, circuitos cerrados de televisión y filtros.

Una vez realizada la adaptación, se le explicará tanto al paciente como a sus familiares una serie de consejos y medidas que se deben llevar a cabo para facilitar el día a día, como puede ser: adaptación de la iluminación, uso de atriles para lectura, configuración de la letra en aparatos electrónicos para aumentar el tamaño, uso de colores oscuros que se puedan ver fácilmente, adaptación del hogar, etc.

Es muy importante hacerle ver al paciente que a pesar de su problema visual, podemos ayudarle a volver a valerse por sí mismo.

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Escribe tu nombre
Nombre
Email (no lo haremos público)
Tu web
Tu comentario
Introduce el código captcha de arriba